martes, 8 de junio de 2010

Curso de Velas: La Novena Moderna

EL SUELO
Es el lugar ideal si lo que queréis es hacer novenas o peticiones mínimas, la sencillez, la naturalidad, es en estos casos, lo más indicado.
Orientada la habitación con una brújula, escogemos el lugar apropiado con relación al Este o Norte según el caso, a ser posible cerca de una de las esquinas dispondréis de unas cazuelas individuales de barro para colocar en cada una las velas que vamos a utilizar, al hacerlo deberemos de tener en cuenta que habrá 5 cazuelas o platos puestos de forma pentagonal, y que en el centro colocaremos un velón (de estos con plástico en el exterior). Podemos también colocar una pequeña mesa para los textos, libros y fotografías.

LAS VELAS DE LA NOVENA
El
número de velas necesario es de cinco más 1 velón en el centro, dispuestas en forma de pentágono, las velas que se utilizaran son: 1 vela astrológica, 1 vela del Arcángel, tres velas para la petición y un velón con duración de 9 o 10 días, que sustituye a la vela semanal.

VELAS ASTROLÓGICAS.

En el apartado en que hablábamos de los rituales ya os he explicado la función y empleo de la vela astrológica, por lo que os remito a su lectura.

VELAS DEL ARCANGEL

Esta vela deberá llevar escrito el nombre del Arcángel correspondiente según la petición y de acuerdo con 3 conceptos básicos: Salud, Dinero (trabajo), y Amor (ver tablas).

VELAS DE PETICIÓN
Son como las velas de ofrenda de los rituales, con ellas podremos combinar conceptos distintos o unificarlos según se desee, podemos por ejemplo ayudar a encontrar trabajo a una persona a la vez que apaciguar la vida en su hogar debido a ello.
Estas velas las ungiremos con aceite virgen de oliva, de primera prensada o esencias preparadas para los fines que perseguimos y que podemos encontrar en tiendas esotéricas de calidad. Para finalizar su preparación escribiremos el nombre de la persona/s (un solo nombre por vela y de arriba abajo o al revés según el deseo).
El número de velas de petición será de tres, sin que podamos variarlo.

VELÓN CENTRAL.
Al igual que en el ritual, este, hace el efecto de velón de altar, potenciando con su energía y simbolizando la pureza y limpieza.

PREPARACIÓN Y DISPOSICIÓN.
En capítulos anteriores hemos hablado del lugar, la vestimenta, la mente y todo lo necesario para empezar a utilizar las velas mágicas, pero os facilito los detalles para una perfecta organización.
Para apoyar las velas en el suelo, nos podemos servir de unos aguantavelas que venden en cererías o tiendas esotéricas, que tienen una especie de alfiler que se clava en la base de la vela (es importante calentar este clavo o la base de la cera para no romper la vela). Si no deseamos utilizar este sistema unas cazoletas de barro (de canelones), harán la misma función, solo que deberemos estabilizar la base de la vela derritiendo un poco de cera blanca; también un papel de aluminio puede ir bien. Una vez dicho esto procederemos a colocar las otras velas siempre en el sentido de las agujas del reloj y de color más a claro al oscuro, En el lado derecho colocaremos la foto o pertenencia o simplemente nombre del peticionario, encima de esto colocaremos un soporte de incienso y en el lado izquierdo el libro o oración correspondiente a la novena, se puede utilizar una oración estándar o confeccionada por nosotros (da grandes resultados), al norte del libro, colocaremos la imagen o estampa de nuestra devoción.

Es conveniente tener una caja con las velas que iremos utilizando durante los nueve días, que también servirá para recoger, libros, oraciones, imágenes y fotos una vez terminada la sesión, de esta manera evitaremos el peligro de que se nos quemen o manchen de cera.

Hay que decir que excepto el velón de duración de 9 a 11 días, las demás velas deberán ser de 20 o 22 cm., y su duración aproximada de 8 horas.

PROCEDIMIENTO
Hasta aquí hemos explicado como exponer el espacio, la utilidad de las velas y los objetos que necesitamos para las velas, pero no hemos hablado del procedimiento y mucho menos del sacrificio al que debemos someternos. En primer lugar encendemos el incienso, el cual solo renovaremos cada vez que repongamos las velas, con la misma cerilla si se puede encendemos el velón principal, y a continuación encendemos las velas de color claro hasta la más oscura. Seguimos con la meditación, la oración y finalmente la visualización creativa, hay que seguir este orden obligatoriamente.
Cada día (durante nueve días), y a la misma hora, deberemos repetir la operación por el orden descrito anteriormente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada