jueves, 19 de noviembre de 2009

Consejos para realizar Rituales con Velas

Un ritual con velas es, como hemos dicho, una de las operaciones mágicas más fáciles de realizar y que está al alcance de todos. No se trata de rituales peligrosos si bien es importante asumir una serie de precauciones, desde el punto de vista de la realización misma del ritual, como de las peticiones que realizamos:


1.- No olvide que existe siempre peligro de incendio. Jamás deje una vela encendida si no está sobre un candil bien asegurada.


2.- El momento de prender fuego a la vela es el más importante: ponga sus cinco sentidos en lo que va ha hacer y concéntrese en el pedido que va a realizar.


3.- Evite ser egoísta y no pida solamente para sí mismo, piense en los demás, especialmente en su entorno familiar. Abandone egoísmos.


4.- Si la vela produce una llama mínima, es inútil para realizar una operación mágica. La llama debe ser viva y luminosa. En caso de que esté trabajando con velas pequeñas deberá retirar un poco de cera de las inmediaciones de la mecha para que arda con más viveza.


5.- La mecha debe tener en torno a medio centímetro: si tiene más ahumará la cera, si tiene menos arderá con dificultad. En cualquiera de los dos casos, el ritual verá mermada su eficacia.


6.- Si desea que las velas ardan más lentamente, bastará con que envuelva la vela en un paño ligeramente húmedo y la sitúe en el congelador.


7.- Si, a causa del viento o de algún movimiento involuntario, la cera fundida cayera sobre el mantel o sobre sus ropas, logrará eliminarla mediante una corriente de agua caliente.


8.- Evite colocar las velas encendidas en algún lugar donde haya corrientes de aire o de lo contrario la llama expulsará cera por los contornos de la vela y el ritual perderá fuerza.


9.- Almacene las velas en lugar oscuro, alejado de cualquier fuente de calor, una vela que ha perdido aunque sea una mínima parte de su textura originaria, es ineficaz para los rituales mágicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario